RBR - Rio Branco

Indefinido

Capital de la ecología

Los más viejos deben recordar a José María da Silva Paranhos Júnior, el Barão do Rio Branco, cuyo retrato estampaba la nota de mil cruceiros. La capital del estado de Acre fue bautizada en su homenaje. Diplomático y Ministro de las Relaciones Exteriores, el barón fue responsable por la solución pacífica del conflicto entre los gobiernos brasileño y boliviano por la posesión del territorio que acabó siendo anexado a Brasil.

Fundada en 1913, Rio Branco es una ciudad bien organizada. Se tornó mundialmente conocida a partir de la lucha del líder de los trabajadores del caucho Chico Mendes, por la preservación de la vida extractivista, que dejó como herencia una gran conciencia ecológica.

La ciudad pasó por una fuerte revitalización en los últimos años, con abertura de áreas verdes públicas y restauración del patrimonio histórico.​

Comience por la sede del gobierno. El Palacio Rio Branco, construido en 1930, en estilo neoclásico, tiene un acervo que cuenta la historia de la formación del estado del Acre, la lucha de los trabajadores del caucho y la vida de Chico Mendes.

Pasee por el Calçadão da Gameleira, sobre las márgenes del río Acre, donde la ciudad nació. Exactamente allí, en 1882, tuvo lugar la primera plantación de siringas, dando inicio a la ocupación de la región. La higuera ya estaba allá y presenció todo.

Si tiene tiempo, visite el Parque da Maternidade, el Mercado Velho, la Casa del Artesano, el Parque Ambiental Chico Mendes y, principalmente, el Museo del Caucho. En la época de sequías, aproveche las playas del Río Amapá, localizadas a 10 km del centro de la ciudad.

volver