THE - Teresina

Indisponivel

Cajuína

El hecho de no estar sobre el mar no es el único aspecto que distingue Teresina de las demás capitales nordestinas. En todo el Nordeste hay cajú, pero solo aquí el fruto se transforma en la exótica cajuína, una bebida tan deliciosa como difícil de clasificar (¿consigue imaginarse un licor sin alcohol? Es más o menos eso.).

Teresina es también la única capital cuya área metropolitana se extiende hasta el vecino estado: Timon, en Maranhão. Y una de las pocas que ostentan una línea de metro. Además de centro comercial y de servicios, Teresina se transformó en un importante polo médico-hospitalario: gente de varios estados busca sus clínicas y hospitales.

Al sobrevolar la ciudad, busque los dos ríos que la delimitan –el Poti y el Parnaíba– y que se unen inmediatamente al norte del aeropuerto.

Comience extendiendo la topografía de Teresina. Vaya al mirador, sobre el recién inaugurado puente suspendida sobre el Río Poti, y después haga un paseo en barco por el Río Parnaíba hasta el encuentro de las aguas, al norte de la ciudad (almuerce en el restaurante flotante que hay allí)p>

Vaya de compras. Piezas de artesanos locales y cerámicas de la Serra da Capivara pueden encontrarse en la Central de Artesanías Mestre Dezinho, en el Centro, y en los talleres del barrio Poty Velho.

La ciudad además reserva iglesias, museos, parques y balnearios como el de la Curva do São Paulo. A la mesa, no deje de probar la bien condimentada cocina típica del estado de Piauí. El arroz Maria Isabel, hecho con carne de charque y tocino, es el par perfecto para una cajuína helada.

volver