CNF - Confins - Belo Horizonte

Belo Horizonte

"¿Uai not?"

Por Ricardo Freire

Belo Horizonte está donde nunca estuvo. En el suplemento de viajes del New York Times, por ejemplo: los últimos años, BH fue la estrella de la edición, en dos momentos. Una vez acompañando el Instituto Inhotim, uno de los centros culturales más famosos del mundo, en la vecina Brumadinho; otra vez, por cuenta de sus boliches. Ciudadana del mundo, sin perder su característica regional.

La verdad es que Belo Horizonte ya nació moderna. Fue la primera ciudad brasileña planificada, en el pasaje del siglo XIX al XX. Creció quieta, se transformó en metrópolis manteniendo la imagen de club de la esquina.

Las montañas que rodean la ciudad guardan tesoros naturales y artísticos. Reservas ambientales, estancias serranas y la más bella colección de ciudades históricas del país están a dos pasos de la capital.​

O que fazer em Belo Horizonte

El circuito básico de Belo Horizonte incluye visitas a la Plaza de la Libertad, al Museo de Artes y Oficios, al Mercado Central y, evidentemente, al complejo de la Pampulha, donde primero se manifestó el genio de Oscar Niemeyer.

En Brumadinho (60 km al oeste), el renombrado Instituto Inhotim expone arte contemporánea brasileña en una decena de galerías. Hay un ómnibus que sale de la plataforma F2 de la Terminal de Belo Horizonte los sábados, domingos y feriados, siempre a las 9h.

Sabará (25 km al este) es la ciudad histórica más próxima. Ouro Preto está a 110 km al sur, y puede visitarse en un viaje rápido, pero, a ejemplo de Tiradentes (200 km al sur) y Diamantina (300 km al norte), merece al menos quedarse una noche.

​​
volver