CWB - Curitiba

Curitiba

La primera de la clase

Por Ricardo Freire

Organizar el tráfico, encontrar una fórmula eficiente para el transporte público, multiplicar los espacios verdes no ha sido lo bastante. Al transformarse en un modelo de metrópolis, Curitiba aprovechó también para lanzarse como ciudad turística.

Junto con los corredores de ómnibus y los parques vinieron nuevos lugares para visitación, como la Ópera de Arame, el Palacio de Vidrio del Jardín Botánico y, recientemente, el Museo Oscar Niemeyer. Las tradicionales cantinas de Santa Felicidade hoy son apenas un cierre folclórico para visitas turísticas repletas de atracciones.

Ni era necesario. La calidad urbana de Curitiba ya torna la ciudad un destino de viaje de primer nivel. A trabajo o a paseo, es un placer descubrir que existe una gran capital brasileña que funciona tan bien.​

O que fazer em Curitiba

Curitiba presenta hace muchos años lo que muchos destinos eminentemente turísticos no ofrecen: un ómnibus de dos pisos que recorre todas sus atracciones. La línea Turismo va del Centro a Santa Felicidade, pasando por todos los parques y museos (no pierda el Museo Ferroviario, el Museo del Perfume y el Memorial Ucraniano).

Por la noche, siga en la dirección de Batel, un barrio central con innúmeros bares y restaurantes, muchos de ellos lado a lado en la calle Bispo Dom José (continuación de la avenida Batel).

Cuando pueda, tome el Serra do Mar Express, la más bonita línea de tren en operación en Brasil, que serpentea por la Sierra del Mar hasta la ciudad histórica de Morretes (al llegar, aproveche para comer un auténtico "barreado").

volver