IMP - Imperatriz

Sur maravilla

Imperatriz no podría tener una posición más estratégica: cortada por la ruta Belén-Brasília por el Río Tocantins, es la salida natural para toda la producción industrial y agrícola del fértil y emprendedor suroeste del estado de Maranhão.

No es gratuito que la ciudad se haya transformado en la segunda más populosa del estado –y, por eso, es virtual candidata al puesto de capital de un posible estado de Maranhão del Sur, que será objeto de un plebiscito.

La ciudad es bastante animada, con bares y discotecas que funcionan en la Avenida Beira-Rio. Pero no son apenas las diversiones urbanas que esperan al forastero: Imperatriz es el camino más corto para visitar la deslumbrante Chapada das Mesas.​

Hacia la ruta Belém-Brasília, el destaque es el bien estructurado parque acuático. Pero es en la región central que la ciudad concentra su movida: bares, restaurantes y discotecas garantizan una vida nocturna bastante animada, en las márgenes del Río Tocantins.

En el período de veraneo local, las mismas aguas proporcionan aún más diversión a los visitantes que aprovechan las playas fluviales. Vale cruzar la frontera del estado de Tocantins y disfrutar de los mejores balnearios, en la ciudad de Filadelfia.

Pero es en suelo del estado de Maranhão donde se encuentra la más increíble atracción del lugar. Entre Carolina y Riachão (a menos de 300 km de Imperatriz), se extiende la Chapada das Mesas, un parque nacional con caminos, cascadas, desfiladeros y cerros que forman un verdadero parque de diversiones natural.

volver