LDB - Londrina

Big town

Originalmente colonizada por ingleses, Londrina acabó haciendo justicia al nombre que le fue dado. La Londrina de hoy tiene aires de metrópolis: es la segunda mayor economía de Paraná es una de las ciudades más importantes de la región Sur del país.

La tierra fértil y las plantaciones de café trajeron la prosperidad que hizo Londrina crecer y alcanzar el porte de una capital. La ciudad cuenta con una esmerada estructura de servicios; aquí se encuentra uno de los shoppings más grandes de Brasil, el Catuaí, con 135 mil m² construidos. El tránsito ordenado y las áreas verdes distribuidas por todo el territorio también son de provocar envidia.

Pero la vida urbana no es pulsante apenas por causa de la economía fuerte o del tamaño de la ciudad: Londrina tiene nada menos que diez universidades, que atraen jóvenes estudiantes de Paraná y estados vecinos.​

Ciclovía, pista de cooper, anfiteatro y jardines proyectados por Burle Marx: estos son los secretos del Lago Igapó. La represa es la principal área destinada al ocio y un verdadero mojón de la ciudad, junto con la Mata dos Godoy, parque estadual con caminos por áreas de floresta subtropical.

En la región central, quienes dictan el ritmo son los universitarios, que llenan los bares, casas nocturnas y restaurantes. Dicho sea de paso, casas como la Strassberg, en el distrito de Warta, son especializadas en la sabrosa carne de pato, herencia de los inmigrantes alemanes.

El café, que después de una fuerte helada en la década de 70 perdió importancia, aún se recuerda en paseos de agencias que promueven la ruta del café, en haciendas y fábricas de Londrina y ciudades vecinas.

volver