POA - Porto Alegre

Porto Alegre

A orillas del lago

Por Ricardo Freire

Por más de dos siglos, Porto Alegre creyó estar bañada por las aguas del Río Guaíba. Un día los porto-alegrenses se despertaron con la noticia de que su río era, en realidad, un lago. La nueva denominación aún causa mucha polémica y es un excelente asunto para charlar cuando usted no quiere hablar sobre fútbol.

El río que se transformó en lago no es la única novedad. Los últimos años, Porto Alegre viene ganando aires cada vez más cosmopolitas. La carne continúa sagrada, pero la escena gastronómica va mucho más allá de las parrilladas. La programación cultural es intensa y diversificada.

Para descubrir una de las más sorprendentes capitales brasileñas, basta aprovechar los momentos libres de un viaje de negocio y seguir la agenda de los porto-alegrenses. O darse al lujo de una escala más demorada antes de subir la sierra.​

Reserve una tarde para hacer el circuito clásico del centro: con visitas al MARGS (el Museo de Arte Estadual), a la Casa de Cultura Mário Quintana y al Theatro São Pedro, con una parada en el Mercado Público para saborear una ensalada de frutas con crema en la Banca 40.

Puede navegar por el río-lago en el barco Cisne Branco, y contemplarlo desde las ventanas de la nueva atracción de la ciudad, la Fundación Iberê Camargo.

Por la noche, elija entre la movida de los Moinhos de Vento (calles Padre Chagas y Fernando Gomes) y la escena alternativa de la Ciudad Baja (entre las calles Lima y Silva y José do Patrocínio).

volver