SSA - Salvador

Salvador

De todos los colores

Por Ricardo Freire

Salvador es la ciudad más exótica que usted pueda conocer en territorio nacional. Es un lugar donde los otros brasileños se sienten un poco extranjeros –al mismo tiempo en que descubren la esencia del Brasil.

Cualquier actividad cotidiana –ir a la playa, sentarse a la mesa, participar de una fiesta– puede exigirle una verdadera zambullida cultural. Pero, por otro lado, mucha cosa va a resultarle familiar: Salvador es la ciudad fuera del eje Rio-San Pablo que más ejerce influencia en la cultura brasileña de masas.

La capital bahiana también es la puerta de entrada para un verdadero corredor de resorts en la costa norte, desde Itapuã hasta la Costa do Sauípe, pasando por Praia do Forte e Imbassaí. Cruzando la Baía de Todos os Santos, se llega a Itaparica y a las islas paradisíacas de uno de los tramos más bonitos de la costa brasileña: La Costa do Dendê.

O que fazer em Salvador

El mejor día para ir al Pelourinho es el martes, más conocido como Martes de la Bendición. Llegue por la tarde y participe de la misa-afro, en la Iglesia Nossa Senhora do Rosário dos Pretos, a las 18h, y el show de Gerônimo, que siempre canta “É d’Oxum”, en la Escadaria do Carmo. Ya el día para ir al Bonfim –de blanco, por supuesto, es el viernes.

Entre las novedades de museos está la afiliada del Museo Rodin, en el barrio Graça. Pero no pierda también el MAM ni deje de visitar el Forte São Marcelo.

Un día en la costa norte debe incluir el Proyecto Tamar, en Praia do Forte y el atardecer en la aldea hippie de Arembepe. Con un fin de semana libre, vaya de lancha hasta Morro de São Paulo, o tome la lancha en Valença para ir a visitar la isla de Boipeba.

volver