Separamos aquí alguna información para tener un viaje más cómodo y seguro

Alergias

Si sufre algún tipo de alergia o intolerancia alimenticia, lleve la medicación necesaria en su equipaje de mano. Es importante recordar que en caso de una emergencia a bordo, nuestros tripulantes no están autorizados a aplicar ninguna medicación inyectable.

No podemos garantizar que los alimentos servidos en el avión estén completamente libres de maní u otros ingredientes que causen alergias. Tampoco podemos asegurar que otros pasajeros no lleven tales alimentos a bordo.

Dolor de oídos, garganta y obstrucción nasal

Si usted sufre inflamaciones en las vías aéreas o está resfriado, consulte a su médico antes de viajar. La diferencia de presión en el vuelo puede causarle dolor intenso, especialmente durante el aterrizaje.

Para minimizar estos síntomas sugerimos que, de preferencia, esté despierto y despierte a los niños durante el despegue y el aterrizaje para poder realizar las maniobras de descompresión (simular tragar, bostezar y, para los niños, estimular la succión, ofreciendo el chupete y la mamadera).

Buceos

La presurización de la cabina de un avión equivale a la presión atmosférica de 2400 metros de altitud. Si usted realizó buceo submarino (con tubo) 24 horas antes del vuelo, existe riesgo de embolia gaseosa. Por eso, le sugerimos viajar después de ese período.

Vacunas y otras medidas preventivas

Conozca los destinos GOL que recomiendan la inmunización previa en el área de Vacunas.

Jet lag

Viajes a lugares con diferentes husos horarios a menudo provocan cambios en el ritmo de nuestro cuerpo. Por lo tanto, son síntomas comunes cansancio, dolor de cabeza y dificultad para concentrarse. Para ayudar a evitarlos, ajuste el reloj al horario de destino antes de iniciar el vuelo. Durante el viaje, beba suficiente agua. Cuando llega, trate de dormir lo suficiente la primera noche, sin recurrir a somníferos o similares. También, trate de entrar inmediatamente en el ritmo de la ciudad, haciendo las comidas de acuerdo con la hora local.

Náuseas

Algunas personas experimentan náuseas después del despegue. Para reducir ese malestar, trate de comer alimentos livianos antes del vuelo, como frutas, ensaladas y barras de cereal. Evite alimentos grasos, así como fumar, beber alcohol, té negro o yerba mate y café. Consulte a su médico con anticipación si necesita alguna medicación específica.

Trombosis

Permanecer sentado durante períodos prolongados aumenta el riesgo de trombosis, además de algunos factores de riesgo, como ser mayor de 60 años, embarazo, obesidad, uso de anticonceptivos, cirugías recientes, etc. Por eso, es importante mover las piernas y los brazos durante vuelos largos. También trate de usar medias elásticas o de compresión y beba mucha agua.
Si tiene algún factor de riesgo, consulte a su médico antes de viajar.

Diarrea

Se puede producir diarrea, de forma general, a causa de una intoxicación alimentaria, en cualquier país en el mundo, siendo más común en verano. Por lo tanto, aliméntese siempre en ambientes seguros, con agua tratada o mineral. Dé preferencia a los alimentos cocidos, evitando platos que estén expuestos durante mucho tiempo (como en buffets) y vendidos en puestos callejeros.

Medicamentos

Conozca las normas para el transporte de medicamentos en el área de Personas con problemas de salud.

Cambios de clima

Viajar a lugares con variaciones climáticas muy intensas puede causar molestias y dificultad de adaptación. Por eso, lleve el vestuario adecuado a las condiciones climáticas del lugar donde viaja.

Cuidados con el sol

Lugares con mucho sol y calor requieren atención con la salud. Siempre use protector solar con FPS alto, además de ropa liviana de manga larga, sombreros y gafas de sol. Evite la deshidratación bebiendo agua con frecuencia y no se exponga al sol durante el horario de más calor.

Seguro de salud

Si usted tiene un plan o seguro de salud, consulte su cobertura con la operadora, especialmente en viajes internacionales. Eso porque, en algunos países, los costos derivados de asuntos de salud pueden ser muy elevados.

Cuidados a bordo

Trate siempre de usar ropa y calzado cómodo y, si es posible, medias de compresión. En viajes largos, camine por el pasillo del avión cada dos horas y trate de no permanecer sentado por mucho tiempo. Beba agua para mantenerse hidratado. También use crema hidratante y protector labial periódicamente. Si es posible, evite el uso de lentes de contacto y opte por las gafas.

  • Compartir